Feliz día del

ORGULLO FRIKI

Alba

Culpo a Ariel de mis altas expectativas de mi pelo al salir del agua o cuando nado bajo el mar.

Eduardo

No leo novelas. No puedo evitar pensar que alguien se ha inventado todo eso

María

Esos regalos que te hacen a lo largo de la vida y, no sabes muy bien por qué, nunca te atreves a tirarlos

Carme

Cajas de cartón, de madera, de zapatos, metálicas…. imposible tirarlas

Heidi

Lo más friki que he hecho en mi vida ha sido aficionarme a los bailes irlandeses ¿Quién da más?

Marina

Bordar a mano me ayuda a relajarme y sacar mi lado más creativo

Txell

¡Espantapalomas! No sé qué es peor, las palomas o el movimiento de los molinillos

Cristina

La pandemia me ha permitido descubrir mi pasión por hacer Funkos personalizados

Helena

Según mis hijas, si soy friki de algo es de los libros

Mireia

Friki desde la primera comunión. ¡Que la Fuerza os acompañe!

Dani

Calendario con efemérides bizarras del faranduleo nacional e internacional

Iban

A principios de los 80 descubrí la tecnología, desde entonces siempre me ha acompañado

Paula

Los juegos de la infancia que me siguen acompañando 20 años después

Confinad@s. ¿Qué hemos aprendido?

Todos recordamos como si fuera ayer el pasado 14 de marzo de 2020. En Mostaza recogimos nuestras cosas y nos despedimos entre risas. Lo que iban a ser dos semanas, se convirtió en el año más complicado de nuestras vidas. Pero también en el año en el que más hemos aprendido. Hoy queremos compartir nuestros aprendizajes y reflexionar sobre lo positivo que nos llevamos.

Crónica de un evento transoceánico

Teníamos ya todo a punto para el evento que íbamos a organizar en México cuando la pandemia nos obligó a cambiar de planes. Cual veleta de Mary Poppins, nos adaptamos a las volátiles circunstancias y mutamos de presencial a virtual, de mayo a julio, ¡alehop!

Como los ponentes también participan desde sus hogares, nos preparamos para un evento Home to Home: diseñamos los fondos de pantalla para armonizar sus apariciones y creamos unas cortinillas y unos vídeos muy cinematográficos aprovechando que toda la gráfica ha de ser, sí o sí, digital. ¡Cómo mola!

El día previo al evento, después de más de cuatro meses sin vernos en vivo y en directo y de encadenar videorreuniones sinfín, quienes formamos parte del equipo del proyecto nos reunimos en Mostaza. Txell lo ha dejado todo a punto para cumplir escrupulosamente con el protocolo de seguridad.

– Lo que más me gusta es el cartel Evita aglomeraciones de los lavabos, ¡con la de fiestas que montábamos allí!
– Pues a mí me flipa vernos a todos en 3D, ¡como si fuésemos avatares de nosotros mismos
– ¡El café sabe a rayos! Así no se puede trabajar.
– Es que te lo has preparado con el que estaba en la máquina desde el 13 de marzo, lo mismo había criado gorgojos.
– ¡Puaj!
– Jajajaja, que no, que es broma…

En el último ensayo surgen algunas incidencias que corregimos para que no se repitan el Día S de Sigma, nuestro querido cliente mexicano. Cristina prepara una minuciosa escaleta para que todo fluya y esté bajo control (por si todavía no lo sabíais: nuestra Cris es muy crack).

Por fin llegó la hora de la verdad, ¡qué nervios! Nos separan de México siete horas de diferencia, pero nos unen, además de la imprescindible tecnología digital, la buena sintonía y, lo más importante, el entusiasmo y la entrega, ¡a tope con el evento virtual!

Con nuestras mascarillas reglamentarias corporativas -¡gracias, Txell!- parecemos un comando de desinfección. Carme, Heidi y Cristina, cual controladoras aéreas, comprueban que cada pieza y a cada intervención vayan entrando según lo previsto. Iban observa cómo se va desarrollando todo a través de dos pantallas, la de los ponentes y la de los asistentes: hay que verificar tanto las conexiones de quienes hablan como la experiencia de quienes escuchan. Y no solo eso, el público también interviene: la dinamización a través de la aplicación es un éxito total y la participación supera nuestras más optimistas expectativas.

Yo, que lo observo todo desde la retaguardia, solo puedo congratularme con el resultado obtenido. Me emociono con los vídeos que hemos creado para envolver la reunión, me divierto con la evolución de los gráficos fruto de la interacción y me admiro con ese discurso tan bien hilado. Qué suerte contar con clientes con ese grado de confianza en nuestro trabajo. Y cuán afortunada me siento de poder colaborar con grandes profesionales que son, por encima de todo, grandes personas.

#orgullodetrabajarenmostaza

Helena Sanz  

Tod@s tenemos muy buen fondo

¡Descárgate tu fondo para darle una nueva dimensión a tus videollamadas!
Clic sobre la imagen para descargar

  • El confinamiento se lleva mejor si tu pandi y tú os conectáis para comentar vuestras pelis y series favoritas. Cuando lo hagas, ¡que te vean en la habitación azul de Vincent Van Gogh!

  • ¿Quién dice que no se puede compartir un vermú en remoto? Seguro que Pierre-Auguste Renoir lo hubiera tenido clarísimo. Con este fondo, tus videollamadas a la hora del aperitivo serán más soleadas.

  • ¡Cielos, cuantísimo trabajo! No te cortes y grita, salta, baila y desahógate al estilo de Edvard Munch. ¡No te guardes nada! Recuérdatelo a ti mism@ mientras curras con este fondo de pantalla.

  • ¿Has quedado con tu churri por videollamada? ¿Quizás con tu hij@, a quien quieres más que a nadie sobre la capa de la tierra? Nada como homenajear a Gustav Klimt para generar un ambiente acogedor. ¡Es tan cuqui!

Sant Jordi 2020

¡Aquí hemos venido todos a hablar de nuestro libro!

Confinad@s

Nuestros primeros 14 días de confinamiento